Salir a la montaña o realizar rutas de gran recorrido conlleva ir bien equipado. Algo que no debería faltar entre los enseres de nuestra mochila es un saco de dormir de emergencia.

Nunca se sabe cuándo puede ocurrir un imprevisto, como un cambio brusco en la climatología, desviarse de la ruta marcada o que la noche se eche encima.

Por ello, estos sacos son imprescindibles para resguardarse de la intemperie, pasar la noche o cubrir a alguien que haya sufrido un accidente o una caída.

¿Qué diferencia a un saco de dormir de emergencia?

La principal distinción entre un saco para vivac o situaciones de emergencia y uno tradicional es el tamaño y el peso.

Estas ventajas los convierten en un complemento esencial para practicar primeros auxilios o para acampar a la intemperie.

Están forrados con un material plástico aislante que conserva el 90 % del calor corporal y es resistente a las inclemencias del tiempo, evitando que el frío y la humedad penetren en el interior.

Tal como se ha señalado, su reducido tamaño permite guardarlo en espacios pequeños como la guantera de un coche, el asiento de una moto o en cualquier mochila.

Ocupan, por tanto, poco lugar y apenas aportan un peso extra. Por lo general, no llegan a los 200 gramos.

Los especialistas destacan también su versatilidad. Puede desplegarse a modo de manta o colocarse en forma de prisma triangular para convertirlo en una tienda de campaña.

El favorito: Honyao Bivy

Rebajas

El saco de emergencia Bivy de Honyao es la opción favorita escogida por la mayoría de los montañeros.

Además de las características indispensables que no pueden faltar en este accesorio de emergencia, los expertos destacan su diseño ultraligero, con tan solo 110 gramos de peso y sus grandes dimensiones: 160 cm de ancho y 230 cm de largo.

En el caso de utilizarse como manta térmica, aporta espacio hasta para tres personas adultas.

La marca lo ha diseñado en formato individual o en un pack de dos unidades.

Asimismo, ofrece la opción de escoger entre el color naranja que caracteriza a este tipo de prenda o con estampado de camuflaje.

El material con el que está fabricado es plástico PE (polietileno) que se caracteriza por su alta resistencia a la abrasión.

Además, sus costuras están térmicamente selladas para que el interior sea totalmente hermético sin que se cuele una brizna de aire.

El mejor pack de 2: BRAMBLE!

Rebajas

Bramble oferta un set de dos unidades, en llamativo color naranja, para que los más precavidos vayan bien equipados ante una situación de emergencia.

Como ya sabemos, las dimensiones y el peso de este accesorio de supervivencia son sus puntos fuertes.

Plegado, cada saco ocupa el mínimo espacio gracias a su forma cilíndrica de tan solo 10,5 cm de largo y 7 de ancho. En cuanto al peso es el mismo que el favorito: 110 gramos.

Una vez desplegado, sorprende su gran tamaño, aunque es más estrecho y corto que el de Honyao, con 91 cm de ancho y 213 de largo.

Aun así, los expertos afirman que resulta perfecto para personas de todas las tallas y alturas.

El material principal con el que está fabricado es polietileno con el que se mantiene el 90 % del calor corporal.

Asimismo, es impermeable y a prueba de viento.

Escogido por profesionales: Charminer

El tercer modelo de esta comparativa cuenta con unas propiedades similares a la mayoría de modelos.

Pero muchos profesionales lo escogen porque su película aluminizada de plástico PET tiene un espesor mayor. Por lo tanto, protege y aísla mejor tanto del calor como del frío.

Su peso aumenta un poco —120 gramos—, pero no es algo significativo ni supone un hándicap.

La diferencia es mínima y su tamaño plegado es el estándar: 10,5 cm de alto y 7 cm de circunferencia.

Cuando se desenfunda, tiene un tamaño algo más compacto que otros modelos y ofrece un espacio de 210 cm de largo 90 cm de ancho.

El fabricante también ha escogido para su diseño el color exterior naranja brillante.

De camuflaje: Shayson

Quienes van a la montaña para observar fauna salvaje y necesitan pasar desapercibidos, probablemente le echarán un ojo el saco de emergencia de Shayson.

Su diseño con estampado caqui es el más idóneo cuando no se quiere ser visto.

Se trata del segundo modelo que, una vez desplegado, ofrece las medidas más amplias con 200 centímetros de largo y 120 cm de ancho.

Plegado tan solo ocupa un espacio de 7,5 x 12 cm y pesa 115 gramos, ideal para llevarlo en cualquier espacio.

Con este saco de emergencia, además de mantener casi el 100 % del calor corporal, los aventureros se aseguran que ni el viento, ni el agua, ni la nieve penetren por cualquier costura gracias al sellado de alta calidad de las mismas.

Asimismo, el revestimiento antirrotura con el que está confeccionado evitará que se rasgue si nos toca tenderlo en una superficie escarpada o llena de ramas.

Se vende en un pack de dos unidades, aunque Shayson también proporciona la opción de comprarlo en el habitual color naranja en formato individual o en set de dos.

Modelo premium: ALPIDEX

La reconocida marca ALPIDEX está especializada en artículos de montaña.

Por eso, hemos querido incorporar en esta comparativa su modelo de saco VIVAC que, aunque no es tan ligero ni pequeño como el resto, ofrece unas características técnicas que quizás convenzan a los más exigentes.

Su tamaño plegado, de 20 x 13 cm, y su peso de 275 o 455 gramos según la talla, a priori pueden no entrar en las preferencias.

Sin embargo, tiene unas excelentes prestaciones. Está fabricado con poliuretano y poliéster de altísima calidad que aportan una gran impermeabilidad.

Asimismo, y como es habitual en este tipo de prendas, las costuras están termoselladas para que el viento tampoco se cuele en el interior.

Una de las principales diferencias es que la parte superior se ajusta a la cabeza con un cordón elástico y las presillas laterales incorporadas permiten adaptarlo como toldo o carpa para dar sombra, así como tenderlo para ventilarlo o secarlo.

Es decir, se asemeja más a un saco de dormir tradicional.

Saco de dormir de emergencia en llamativo color naranja
Saco de dormir de emergencia en llamativo color naranja

A tener en cuenta en un saco de dormir de emergencia

El uso

Este accesorio no sustituye a un saco de dormir. Se utiliza, principalmente, para no perder el calor corporal en situaciones de emergencia.

El color

La gran mayoría de sacos para vivaquear son de un intenso color naranja.

El motivo: al contrastar con los colores de la naturaleza sirve como dispositivo de señalización para los servicios de rescate.

Sin embargo, algunas marcas ofrecen otra opción con estampado de camuflaje para quienes prefieran ocultarse y evitar ataques de animales salvajes mientras duermen o descansan

El peso y el tamaño

La gran ventaja, como ya se ha explicado con anterioridad, es que los sacos para vivaquear caben en cualquier lugar cuando están plegados.

Su peso oscila entre los 100 y los 200 gramos y su tamaño entre 10 y 20 centímetros.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, al desplegarse supera los dos metros de largo.

El material

Están confeccionados con poliuretano resistente a las rasgaduras y a las inclemencias del tiempo como la lluvia y el viento.

Solo hay que prestar atención cuando uno se encuentra en lugares cálidos porque es un material que no transpira.

¿Cómo se puede limpiar un saco de dormir de emergencia?

Los sacos para vivac no se pueden introducir, por norma general, en la lavadora.

En el caso de esta comparativa, solo el último modelo, de ALPIDEX, es compatible con el lavado a máquina.

Puedes ayudarte de un paño húmedo o de una esponja para quitar los restos de barro y de suciedad.

Precio

En este caso, el precio no es determinante, porque se trata de un accesorio económico.

Con una inversión de que ronda los 20 euros, este saco sacará a más de un montañero de un apuro.

Merece la pena rascarse el bolsillo para ganar en tranquilidad y seguridad.