En un tiempo de expansión de la tendencia ‘dog friendly’, también en el sector de los hoteles, de las casas rurales o de los alojamientos turísticos en general, la seguridad de la mascota y, también muy importante, el cumplimiento de la normativa, tiene en las rejillas de coche su natural aliado.

Para los amantes de los perros, viajar con ellos es parte esencial para disfrutar de su tiempo de ocio o de las vacaciones sin tener que preocuparse de dejarlo con alguien o en alguna residencia sin demasiadas referencias.

En qué consisten las rejillas de coche

Se trata de un dispositivo orientado a la protección de la mascota y a garantizar su total seguridad en los traslados en coche.

Para ello delimita el espacio con una rejilla donde se ubicará el animal al que, de esta manera, se le impide provocar indeseados percances por sus imprevisibles movimientos.

También evita arañazos o suciedad en los asientos.

Buena y barata: Sakura SS5259

Un modelo que cumple dos de las ‘b’ más recurrentes a la hora de comprar algo, es buena y barata.

La tercera de bonita no viene el caso ya que estamos ante un artículo de máxima funcionalidad.

Ese aspecto lo cumple de manera sobrada ya que convergen en esta rejilla algunas de sus cualidades más apreciadas: es ligera, resistente, de máxima versatilidad y se coloca sin problemas.

Como es general en estos topes, la altura no es regulable. En este caso es de 30 cm (cubriría bien hueco hasta con un par de centímetros más). Sin embargo, la anchura sí y mucho.

Así, abarca entre 90 cm y 1,30 metros lo que le da una horquilla amplísima para ahormarse a la mayoría de los vehículos incluidos monovolúmenes y furgonetas de tamaño convencional.

Viene de serie con enganches de tres tamaños diferentes para ajustarse a distintas distancias del reposacabezas.

Si se quiere, aunque no resulte imprescindible, siempre se pueden reforzar los agarres con bridas.

Tampoco molesta en la visión por el retrovisor, aunque hay que señalar que esta es una cualidad generalizada en este tipo de productos de rejilla.

Amplia horquilla de ancho: Pawhut

Un modelo también tipo rejilla algo más caro y muy sencillo en su diseño totalmente rectangular.

Está fabricado en alambre de acero lo que le dota de una siempre apreciable resistencia.

No precisa de ninguna herramienta para su montaje con una muy amplia horquilla de ajuste a lo ancho que oscila entre los 91 y los 145 cm.

Se fija a las barras metálicas de los reposacabezas a través de unos ganchos flexibles.

Si resulta insuficiente para la firmeza, a veces puede bailar un poco, se puede añadir alguno más o, como decíamos, reforzar con bridas.

Las barras que soportan la rejilla vienen diseñadas con cuatro agujeros que se corresponden a los niveles en los que se puede introducir el enganche de tal modo que se tengan distintos márgenes a la hora de agarrar al reposacabezas.

A la solidez y resistencia, gracias a su material de fabricación, suma la ligereza ya que apenas pesa dos kilos.

Opción de barras: MorNon

Como ya hemos adelantado en la introducción, hay dos tipos principales de separadores. Las rejillas y las barras. Este modelo pertenece a este último.

Orientado a perros de gran tamaño, en este caso se trata de un modelo muy consistente gracias a sus seis barras soldadas de alta resistencia.

Se ajusta por presión y no precisa, por tanto, herramientas para su montaje.

Se coloca de techo a base de maletero y se ajusta la distancia de las barras verticales a través de unos mandos giratorios.

Su estructura hace imposible que el perro pueda saltar a los asientos y, en cuanto a visibilidad, no es tan nítida como con la rejilla ya que cubre por encima de los reposacabezas, pero, en todo caso, dependerá del volumen de la mascota.

Minimalista y telescópico: Dobar 62201

En comparación con la media de productos de esta gama, uno de los inconvenientes más evidentes de este separador es el precio.

Podemos definirla como una opción minimalista de barras que, sin embargo, resulta muy práctica y fácil de instalar.

Solo cubre la parte que va de los reposacabezas al techo, pero es suficiente para garantizar la seguridad.

Lo hace mediante un ajuste telescópico a los laterales del vehículo.

No solo de esa manera ya que también lleva unos resistentes enganches para los reposacabezas que se regulan con un mando.

Para perros de fiar: Lan Lan

Nos salimos algo del carril con este modelo de malla que, como es lógico, está pensado para mascotas que sean absolutamente de fiar en los viajes.

Como ventajas obvias su instalación más que sencilla y su bajo precio. Entre los inconvenientes que es un material que no aguantará ningún percance si el perro se pone nervioso.

Es elástico y va unido con cuatro ganchos. Esa elasticidad le permite ser apto para casi todos los vehículos, pero, como hemos advertido, no para todos los perros.

Viajar con tu mascota se hace más fácil con una rejilla para coche
Viajar con tu mascota se hace más fácil con las rejillas para coche

Qué ventajas tienen las rejillas para coche

  • Seguridad: Ya hemos aludido a esta principal característica. Seguridad tanto para la mascota como para los pasajeros.
  • Sencillo montaje: La gran mayoría se coloca sin usar herramientas. De no ser así, tampoco revisten problema a poco que se tengan nociones básicas.
  • Versatilidad: Son modelos que se ajustan y se adaptan bien a distintos modelos de vehículos.
  • Resistencia: Suelen ser productos duraderos pese al riesgo al que están expuestos con los perros más nerviosos (se da por supuesto que está orientado para razas más bien grandes que no entren en transportín).
  • Poco espacio: Se guardan sin problema y ocupan muy poco espacio.
  • Menos estrés: Como conductor se va más tranquilo sabiendo que no hay riesgo que el perro de saltos por el asiento e incluso se acerque a la zona de conducción.

Qué tipos hay

Distinguimos dos principales:

Barras separadoras para coche

Como es lógico, la estructura esta diseñada mediante barras.

Habitualmente se fijan en los reposacabezas de los asientos traseros.

Así se conforma una división entre el maletero del coche y la zona de asientos.

Las hay de tipo tubular que se ajustan a presión desde el suelo al techo del vehículo. Se ajustan, en general, a lo alto y a lo ancho.

Rejillas para coche

Se ajusta parecido en los reposacabezas de los asientos traseros.

Suele ser un dispositivo más ligero y, en consecuencia, también menos resistente.

La diferencia más sustancial con la de barras es que tiene diseño de red y se ajusta solo a lo ancho.

Encuentra la mejor para tu mascota entre estas rejillas para coche
Encuentra la mejor para tu mascota entre estas rejillas para coche

Cómo se usan las rejillas para coche

  • Dimensión: Medir bien el ancho y el alto del coche para tener una referencia aproximada de qué rejilla tenemos que buscar para que se adapte.
  • Ubicación: Definir en que parte del coche va a viajar la mascota para no tener que cambiarla luego por si es causa de alguna incomodidad.
  • Instalación: Como hemos ya adelantado, suelen ser sencillas, pero, en todo caso, mejor mirar bien las instrucciones y tomárselo con calma.
  • Ajuste: Es la culminación del anterior paso y tiene gran importancia comprobar que está bien fijada porque es el certificado de seguridad.
  • Prueba: Recomendable darse una vuelta con ella fijada y el viajero perruno a bordo para comprobar si es práctica y válida.

Qué tener en cuenta en las rejillas para coche

  1. Visibilidad: Sin duda el factor capital ya que en él radica la seguridad de todos los pasajeros del coche. La rejilla no debe en ningún momento invadir el campo de visión que se abarca con el espejo retrovisor (otra cosa es el modelo de barras).
  2. Ajustabilidad: Como ya hemos señalado, son dispositivos bastante versátiles que se adaptan a distintos coches. Unos mejor que otros y que se ajusten mejor o peor también es fundamental para la seguridad.
  3. Tamaño: Muy vinculado al anterior factor. Medir bien el ancho y buscar el artículo que más se acerque a las medidas a sabiendas de que se cuenta con margen de maniobra para fijarlo con firmeza.
  4. Material: Mejor pagar un poco más y comprar un material de calidad sobre todo si el tamaño del perro ya es más que considerable. Es imprevisible cómo puede reaccionar ante distintas situaciones y mejor que sea sólida y resistente.