Germán Temprano
Artículo actualizado el lunes 14 de junio 2021

La integración de las sillas o taburetes de barra de bar en el ámbito doméstico ha ido a más no solo por sus posibilidades decorativas, principalmente en las cocinas, sino también por su utilidad.

La expansión de estos artículos ha implicado un aumento exponencial de las posibilidades tanto en materiales como en sus apreciables diseños.

De entre las elegidas en esta comparativa, hemos colocado en cabeza un modelo completo, es decir, con respaldo y reposabrazos, de Songmics por su comodidad, ser muy versátil y tener un precio bastante asequible.

Qué ventajas tiene

Con carácter general su funcionalidad sobre todo si se cuenta con cocina tipo americana con barra o con una mesa plegable atornillada a la pared. En estos casos será, sin duda, el complemento ideal.

Otra de ellas es que resultan muy lucidos en la decoración. Más o menos, como es obvio, en función de configuración y calidades, aunque, como hemos señalado, las opciones son muy numerosas.

Uso específico

Destacamos este apartado por la gran importancia que tiene su ubicación y uso para elegir el factor primordial: la altura.

Como es lógico, su seña de identidad principal es que son mucho más altos que las sillas convencionales.

Este aspecto es especialmente importante en los fijos, tipo taburete de cuatro patas ya que otros tienen un sistema para regularla.

Qué medida

Es evidente que depende, pero, como referencia, si la altura de la mesa o derivado es de 90 cm, se aconseja una silla de bar de 65-70 cm hasta el asiento (normalmente van de los 65 cm a los 80).

Hay que afinar bien porque un taburete alto respecto a la mesa lo único que genera son incomodidades.

Qué tipos hay

Por materiales de estructura podemos distinguir como principales:

  • Madera: Es el material propio, por ejemplo, de los mencionados taburetes estáticos de cuatro patas que exigen tomar las medidas que sean las idóneas para lo que buscamos.
  • Metálicos: Suelen ser, siempre en función de la calidad, los más resistentes y admiten grandes variaciones de diseños.
  • Plástico: Una de los que se usan más concretamente es el polipropileno que al trabajarse con moldes, permite potenciar mucho su ergonomía de asiento y, por tanto, la comodidad.
  • Híbridos: Una de las combinaciones más comunes es la de metal con plástico.

Como hemos advertido, esto en cuanto a su estructura principal. Luego pueden ir tapizados con tela, con cuero, con piel sintética.

Hay más variantes importantes para la mayor o menor comodidad como puede ser si llevan respaldo y reposabrazos o no.

En el caso de que sí, serán obviamente más confortables, pero, a efectos de espacio, no se podrán meter debajo de la barra y, por tanto, ocuparán más.

También los hay, ya se ha citado, regulables en altura, cualidad muy importante, aunque normalmente sean más caros, y otros que, además, se pueden girar hasta 360º.

¿Tapizados o sin tapizar?

En el ámbito doméstico esta opción tiene mayor sentido que en el caso de la hostelería ya que, en esta, el uso es mucho mayor y se tiende a apostar por el asiento sin tapizar. La ventaja es tan obvia como lo fácil que resulta su limpieza.

En el caso de comprarlas para casa, el castigo no será tanto y cabe plantearse con mucho mayor sentido cómo nos gusta más o cómo queda mejor en el entorno decorativo.

Con todo, la facilidad de limpieza del tapizado siempre será una cuestión a tener en cuenta. El cuero, la microfibra y el poliéster son los materiales más recomendables en este sentido.

Qué tener en cuenta

  1. Altura: Ya hemos detallado la gran importancia que tiene. Si el coste no es mucho mayor, y hay opciones muy asequibles, los taburetes de altura regulable son muy recomendables por su versatilidad.
  2. Diseño: Estas sillas se prestan mucho a la creatividad con modelos de reputados profesionales del diseño que, por supuesto, redundan en el precio. En un entorno más convencional, hay que calibrar dónde se van a poner, qué entorno decorativo y cromático se tiene y elegir en consecuencia. Seguro que habrá un modelo que se adapte tanto a la decoración como a la necesidad de espacio.
  3. Material: También hemos mencionado los más comunes y sus respectivas cualidades. La madera suele ser el que ofrece menor versatilidad, pero puede tener un plus estético sobre todo en entornos decorativos más tradicionales.
  4. Comodidad: Si se tiene hueco suficiente, como mínimo el respaldo dotará a la silla de una comodidad notoria. Si además trae reposabrazos mejor todavía. Si lo que se quiere es que no ocupe nada y dejarla debajo de la barra cuando se deje de usar, el respaldo y los reposabrazos no ayudarán.

mejores-taburetes

Cómoda y versátil: Songmics

Definíamos en la introducción a este modelo como completo por incorporar tanto respaldo como reposabrazos. Estos dos complementos configuran una de sus principales cualidades como es la comodidad.

A ello se suma que se trata de una opción con relleno de espuma y tapizada en piel sintética. Por tanto, en el aspecto de confort, sobresaliente.

También suma enteros, y no pocos, que se trate de un taburete de altura regulable y además giratorio. Todo ello por un precio bastante asequible.

Otro de sus ‘pros’ es que el color negro y el diseño sobrio le hace fácilmente adaptable a diversos entornos decorativos sin romper la armonía.

El montaje no resulta muy complicado ya que se limita a la fijación de ocho tornillos a través de una llave allen que viene de serie.

Como objeción puntual, la estabilidad se resiente algo si se sube mucho, pero no llega a ser un problema de calado en general.

Entre los inconvenientes, no concretos de este modelo sino comunes de esta opción, es que lo que se gana en comodidad y versatilidad se pierde en economía de espacio ya que, difícilmente, se podrá guardar debajo de una barra.

Recomendable por duplicado: Dibea

Una opción muy interesante sobre todo si se mira la etiqueta de su precio ya que es muy económico y más aún cuando se trata de dos unidades.

Se trata de una alternativa de menor comodidad que la anterior, apenas con un mínimo respaldo y sin reposabrazos, pero suma cualidades a valorar como el relleno tapizado con piel sintética, la regulación de altura y el giro total.

Además, ese minimalismo en el diseño del asiento conlleva alguna ventaja como la posibilidad de meterlas debajo de las barras y liberar espacio.

Por el módico desembolso ofrece una buena calidad de material y un funcionamiento correcto en el componente más delicado como es el pistón con el que sube y baja de altura.

Fáciles de montar (apenas cuatro tornillos que se anclan con el material que viene) y bastante resistentes. Por relación calidad-precio difícil de igualar.

Genuino de bar: KKToner

Genuino taburete de bar algo vintage en estos tiempos, pero que antes venía a ser el diseño más común en las barras de las cafeterías.

En este caso, para el ámbito doméstico, tiene una orientación en la que prima la decoración (los hay en variados y vivos colores) sobre la comodidad.

Una prioridad que no debe minimizar importantes cualidades como la altura regulable, el cómodo reposapiés o el giro total. Todo ello a un precio bastante asequible.

A estas cualidades suma el espacio que se puede ahorrar ya que se prestan totalmente a meterlos debajo de la mesa.

Clásico en madera: Acan

Taburete de madera de manual de tan clásico que resulta con sus ventajas e inconvenientes. Muy contundente gracias a su madera maciza con casi cinco kilos de peso.

El principal hándicap ya lo hemos señalado en la introducción y no es otro que la rigidez de uso si se va a usar para comer en la cocina sobre la barra.

Siempre que las medidas se adapten puede resultar práctico, aunque mucho menos versátil.

Que no se pueda girar ni regular en altura le hacer perder prestaciones respecto a otros competidores.

Apuesta por el diseño: Woltu

No es incompatible el diseño con la utilidad, pero, en este modelo, sin duda prima lo primero de manera clara.

Tanto la configuración del asiento como el tapizado o el ensamblaje de las patas incide más en la originalidad que en la comodidad o la versatilidad.

Es cierto que tiene un buen respaldo, pero en su precio, por encima de la media incluso con las dos unidades que ofrece, se paga principalmente la estética.