Germán Temprano
Artículo actualizado el miércoles 19 de mayo de 2021

La versatilidad convierte al carrito auxiliar de cocina en una opción muy útil para ordenar utensilios, servir platos en la mesa o colocar frutas y verduras.

Como es lógico, ocupará sitio en la cocina, pero también hay que tener en cuenta su capacidad de almacenaje para calibrar el espacio libera.

De entre los aquí seleccionados, destacamos en primer lugar un modelo funcional de la marca Kit Closet por aunar una bonita estética, un tamaño pequeño, pero bien aprovechado y un precio muy asequible.

 Qué ventajas tiene

  1.  Si se utiliza para servir la mesa se podrán llevar más platos a la vez.
  2. Liberan espacio en lugares de mucho uso en la cocina como la encimera o armarios
  3. Son fáciles de desplazar con todos sus componentes ya que la mayoría incorpora ruedas.
  4. Pueden tener también un importante papel decorativo si el tamaño de la cocina da de sí para que luzca.

Qué tipos hay

Distinguimos los siguientes:

  • De madera: De los más extendidos y también de los más decorativos. Hay mucha variedad tanto en calidad de la madera como en configuración y diseño. La elección dependerá de gustos y de margen económico ya que, en función de la madera, las diferencias pueden ser notables.
  • De metal: Su cualidad principal es que son más ligeros. Dentro del tipo de metal es muy recomendable el acero inoxidable. También tienen a favor que su limpieza resulta más sencilla.
  • De servir: Suelen ser más grandes que los auxiliares ya que su cometido es transportar parte de la vajilla para servir en la mesa. Como es obvio, imprescindible que lleve ruedas.
  • Con cajones: Muy adecuados para almacenaje si no se cuenta en la cocina con demasiados cajones. No se trata de un carrito solo con cajones sino con una parte reservada para meter complementos como servilletas o mantelería si se usa además para servir la mesa.
  • Para microondas: Los hay que reservan un hueco para este electrodoméstico. Se trata de muebles de cocina que se dejan fijos en su emplazamiento.
  • Para frutas y verduras: Específicos para estos productos. Suelen tener las baldas en forma de cestas para colocar las piezas.

Qué tener en cuenta

  1. Uso: Ya hemos desarrollado los diferentes tipos de carritos. En función del uso más frecuente que se vaya a hacer se tomará la decisión. En todo caso, salvo casos muy específicos como pueden ser los de frutas y verduras, suelen ser bastante versátiles.
  2. Material: Destacamos en este apartado dos grandes opciones como son la madera y el acero inoxidable. Más decorativo y pesado el primero y más ligero y fácil de limpiar el segundo como características generales.
  3. Peso: Si se va a usar principalmente para servir es más recomendable un carro ligero con unas buenas ruedas para facilitar el manejo. En el caso de que sea fijo, como puede ser el que trae hueco para microondas, el material de fabricación puede ser más pesado.
  4. Desplazamiento: Como decíamos, la mayoría incorpora ruedas, pero hay que comprobar si giran bien, se deslizan de manera correcta y, muy importante, valorar que el material no perjudique al suelo.
  5. Almacenaje: Viene a ser sinónimo de la capacidad que ofrece en total y de qué manera se configura o reparte: estanterías, cajones, cestos… etc.
  6. Diseño: El componente estético no tiene por qué estar reñido con la utilidad. La gran variedad de modelos posibilita que se pueda encontrar uno que haga juego con el estilo de nuestra cocina.

Consejos de mantenimiento

Destacamos los siguientes:

  • Si traen encimera limpiar al momento aceite o grasa que se pueda derramar con un paño humedecido en agua y jabón suave. No es conveniente usar en su limpieza detergentes fuertes y/o abrasivos.
  • Tampoco son adecuados para su limpieza elementos como papel de cocina, estropajos o raspadores.
  • Si se trata de carros para servir comidas hay que tener cuidado con las temperaturas de los platos.

Los mejores carritos auxiliares para tener mayor orden en la cocina

Funcional y económico: Kit Closet 7040028002

No es fácil decidirse entre un catálogo tan amplio como el de los carritos auxiliares para cocina. En este caso, su económico precio, un tamaño que no exige tener una gran cocina para ubicarlo y su funcionalidad han sido los factores.

A pesar de ser pequeño tiene varias opciones específicas como tablero superior sobre el que se pueden hacer algunas labores de cocina y luego poner una maceta o un elemento decorativo, un cajón, un par de cestas para frutas y verduras y un botellero en la parte inferior.

Se le puede dar además otras utilidades ya que, por ejemplo, sobre el botellero se puede poner un recipiente en el que meter otras cosas si nos resulta más práctico.

Gracias a su tamaño y peso (sobre los siete kilos) se maneja y desplaza bien con su juego de ruedas, dos de las cuales incorporan freno.

Como objeción puntual, el montaje, sobre todo a la hora de colocar el cajón, puede resultar algo complicado.

En suma, se trata de un producto de óptima relación calidad-precio que, por el desembolso que supone, puede resultar de gran ayuda en una cocina convencional.

Gran capacidad: Costway

Sin duda, la baza principal de este carrito es la gran capacidad de almacenaje con la que cuenta. Una apuesta firme por la utilidad a través de sus cinco niveles.

De fácil montaje y de material ligero, su desplazamiento y manejabilidad resulta sencillo siempre que no se le cargue en exceso.

Además de las cinco bandejas de almacenaje cuenta con detalles de gran utilidad como cinco ganchos donde colgar utensilios de cocina o trapos.

Resulta estable y duradero por un precio asequible. Por su diseño se presta a la multifuncionalidad ya que se puede usar sin que distorsione en el ambiente en el baño o en oficina.

En todo caso, para cocina, que es lo que nos ocupa, resulta muy funcional y nos permitirá tener a mano un buen número de utensilios o ingredientes que, a su vez, liberará bastante espacio en el mobiliario.

Ideal para botellas: Versa Leicester

Una alternativa que requiere una cocina espaciosa ya que se trata de un carrito de notable tamaño y capacidad. Como es lógico, más caro sobre la media.

Más rígido en cuanto a distribución ya que la zona amplia de botellero esta diseñada de una manera muy específica y darle otro uso no es sencillo.

Sin embargo, si lo que se busca es precisamente un botellero y mucho más se trata de una opción muy recomendable.

Sus dos cajones y las cestas de frutas y verduras le dotan de mayor funcionalidad a la que colabora también la amplia encimera sobre la que se puede trabajar de manera cómoda.

Más mueble que carrito: KLARSTEIN Louisiana

Un modelo que entra por los ojos por material y estética. Fabricado en bambú, más mueble que carrito y precio también más de lo primero que de lo segundo.

Por supuesto no es solo estética ya que su encimera superior es muy práctica para realizar tareas previas como cortar ingredientes.

Además, cuenta con un buen espacio inferior, cerrado con unas bonitas puertas, para meter, por ejemplo, una pequeña vajilla.

La bandeja para frutas y verduras y el botellero suman funciones para conseguir un carrito elegante, caro, eso sí, llamativo y práctico.

Muy básico pero útil: Amazon Basics

Rebajas

En el extremo opuesto del anterior por precio, una alternativa básica pero funcional para liberar espacio de la cocina y adaptarlo por tamaño a casi cualquiera sin necesitar una gran superficie.

Tan sencillo de diseño como para abrir sus funciones a otros ámbitos ajenos a la cocina ya que se trata de tres bandejas fijadas en tres niveles en la que lo mismo puedes poner elementos de cocina que libros.

Sin embargo, su utilidad en la cocina, por el bajo precio, es grande y, por tanto, se trata de una opción recomendable para quien busque algo práctico sin tener que gastar mucho en ello.