Germán Temprano
Artículo actualizado el sábado 8 de mayo de 2021

El ajo es uno de los principales protagonistas en la gastronomía. Su presencia masiva en guisos y recetas diversas le hace un fijo en la cocina.

Pelar y triturar de manera manual un diente de ajo no es una tarea demasiado agradable ya que el olor quedará en unas manos además algo pegajosas por la manipulación de este ingrediente.

Nada que no se solucione de manera eficaz con una prensa específica para estas tareas.

De entre las aquí seleccionadas, ocupa la primera plaza el modelo Profi Plus de acero inoxidable de la marca de la marca WMF por su consistencia, durabilidad y eficacia.

No es barata dentro de esta gama de artículos, pero sí que es asequible y tiene una excelente relación calidad-precio.

El olor, el sabor y la textura quedarán totalmente a salvo después de presionar este dispositivo de triturado.

¿Ajo cortado o machacado?

Son los tratamientos más comunes de los ajos en la cocina. En el caso del ajo cortado se pela antes, se hacen finos cortes en el diente y luego se corta en pequeños trozos para agregarlo.

En el caso del machacado, el que nos ocupa, se puede meter sin pelar o pelado dentro del dispositivo que se encargará de expulsar la pasta ya triturada.

Normalmente, el ajo cortado se presta más a aderezos o salsas mientras que el machacado se orienta más a la cocina. Las prensas facilitan mucho esta tarea.

Qué ventajas tiene

  1. Evita los riesgos de manipular cuchillos en una pieza muy pequeña.
  2. Evita también el olor a ajo en las manos que es muy duradero.
  3. Los agujeros por los que sale triturado ayudan a quitar la concha del ajo por muy pegada que esté.
  4. La uniformidad del triturado evita encontrarse en el plato algún trozo más grande que pueda resultar desagradable sobre todo si hay niños en la mesa.
  5. Rapidez y comodidad.

Cómo es y cómo funciona

Viene a tener la configuración similar a un cascanueces. Así, consta de dos manijas unidas.

En una de ellas incorpora una especie de cazoleta o tolva con rejillas donde se colocan los dientes de ajo.

La manija superior presiona el ajo a través de un mecanismo de palanca que poco a poco lo va triturando por completo.

Si se echa con piel a la tolva esta queda atrapada en la rejilla.

Tipo de materiales

Destacamos los siguientes:

  • Acero inoxidable: Más duraderas y caras. No conservan el olor.
  • Plástico: Más livianas. Dentro de la gama hay distintas calidades. Así, las de ABS suelen dar un buen resultado, aunque, como es obvio, son más propensas a deformarse.
  • Aluminio: Con similares cualidades que las de acero, pero más ligeras. Es posible que con el tiempo pierdan brillo en el metal, pero no eficacia.
  • Zinc: Menos comunes y demasiado pesadas.

Qué tener en cuenta

  • Material: Tomando como referencia los apuntes anteriores, y dado que la gama de precios de estos productos es asequible, la opción acero inoxidable sería la más recomendable.
  • Tamaño: Como es lógico, si la tolva donde se deposita el ajo es más grande se podrán triturar más de un diente a la vez, pero habrá que hacer mayor esfuerzo de presión para obtener la pasta.
  • Ergonomía: Que el mango se ajuste bien a la mano es importante para hacer presión con mayor eficacia. Si está recubierto con material antideslizante, además de mayor comodidad también ganaremos en seguridad.
  • Durabilidad: Vinculada al tipo de material. Como ya hemos apuntado, en este apartado el acero inoxidable no tiene rival.

Consejos de limpieza

Este aspecto es tan importante en este tipo de dispositivos que merece atención específica ya que no siempre es sencillo, a veces todo lo contrario, limpiar bien la prensa después de su uso.

Muchas de ellas se pueden meter en el lavavajillas, pero otras exigen una limpieza manual.

Para ello conviene poner la prensa bajo el agua y ayudarse de un cepillo para entresacar los restos que se quedan en los pequeños orificios de las rejillas.

Puede valer un cepillo de dientes destinado a este fin. Sin embargo, a veces se quedan restos entre los pequeños pinchos de la parte que presiona el ajo y se hará necesario sacarlos con un palillo o cuchillo puntiagudo.

Alto nivel: WMF Profi Plus

Un modelo de muy alta calidad tanto por su material de acero inoxidable como por su eficacia en la trituración de los dientes de ajo.

Se hace además de manera muy cómoda gracias a sus manijas ergonómicas. No hace falta demasiado esfuerzo para lograr unos óptimos resultados.

Su resistencia y durabilidad son máximas. Como se adelantaba en la introducción se puede considerar, dentro de la gama, un producto caro.

Sin embargo, si el uso va a ser frecuente, y es fácil que lo sea habida cuenta de lo mucho que se recurre al ajo, merecerá sin duda la pena gastar algo más de dinero ya que es un dispositivo para toda la vida.

Se puede meter en el lavavajillas, aunque, como es norma, para hacer una limpieza exhaustiva no sobrará un repaso manual para eliminar las partículas que se pueden quedar en los pequeños orificios o en la manija de prensado.

Como recomendación, si se va a usar más de una vez de manera consecutiva es mejor extraer la piel de la cazoleta para que no se acumulen y dificulten la salida de la pasta de ajo ya triturada.

Consistente y económico: Diealles

Una prensa que aúna cualidades como su originalidad de diseño con aire minimalista, consistencia de material y, muy importante, un precio muy económico.

La tolva es algo pequeña, pero cumple de sobra para tareas culinarias convencionales. Si no, basta con repetir ya que resulta muy cómodo.

El prensador se adapta perfectamente para picar con eficacia todo el ajo ya sea pelado o no. Esto ayuda también a que la fuerza que precisa sea poca para cumplir con su cometido.

La limpieza, uno de los aspectos más a tener en cuenta, resulta sencilla ya que suele bastar con extraer el recipiente y ponerlo bajo agua caliente. También se puede optar por meterlo en el lavavajillas.

Dos en uno: Cocoda

Sin duda, la baza de esta opción es su multifunción que, sumado a su económico precio, configuran una más que interesante alternativa.

Además de triturar también cuenta con la posibilidad de cortar los ajos en finas láminas. Un dos en uno muy apreciable a la hora de ponerse a cocinar.

Combina el plástico ABS, el más recomendable, y el metal en función de los componentes, pero, en general, resulta consistente sin llegar a la durabilidad y resistencia del acero inoxidable.

El proceso de limpieza se facilita, en el caso de la tolva de trituración, con un mecanismo de bisagra que hace que se pueda entresacar para limpiar mejor las partículas que quedan dentro.

Opción básica: Mreechan

Muy básica y eso que se puede usar también de abrebotellas. Se limita a una lámina curvada de acero inoxidable con orificios en el centro.

Como de deduce, difícil encontrar una opción más económica.

Se ponen los ajos sobre una madera y sobre ellos la lámina sobre la que se presiona hasta que la pasta queda sobre la superficie de la prensa.

La simplicidad de configuración hace que la fuerza precisa, siempre asumible salvo excepciones, sea mayor que en los dispositivos a presión de manijas.

Trae de serie un pequeño cepillo para extraer el ajo ya triturado de la lámina y evitar el contacto con los dedos y el consecuente y perdurable olor.

Para amantes del diseño: XYJNN

Por supuesto resulta útil y eficaz en su cometido, pero si algo destaca en esta alternativa es la estética.

Tanto como para no saber a ciencia cierta lo que es hasta que no se despliegan sus estilizadas manijas.

Como se intuye, este plus implica un precio muy por encima de la media de la gama.

Muy bonito, aunque, a efectos prácticos, por mucho menos se encuentran modelos que dan óptimo resultado de trituración.