Germán Temprano
Artículo actualizado el 31 de marzo de 2021

No todo lo que se adquiere debe medirse por su utilidad. Hay productos que nada más, ni nada menos, son una herramienta muy eficaces para pasar un buen rato en una fiesta casera.

Es el caso de las máquinas de burbujas. Qué decir si en esas celebraciones la presencia de niños es notoria. Pasaran un día inolvidable.

Por supuesto, sus usos son más diversos en función de la categoría del modelo. De entre las aquí seleccionadas, nos hemos inclinado en primer lugar por una de batería de la marca Elover orientada al público infantil.

Compacta, ligera, buena generación de burbujas y un precio económico para asegurar la diversión de los más pequeños.

Fiestas infantiles, cumpleaños, bodas, bautizos, fiestas corporativas, bares de copas, discotecas… En muchos lugares se adapta y en ninguno decepcionará como divertimento.

Qué es

Por su propio nombre no se trata muy complicado de saber. Es un dispositivo que genera efectos de burbujas o pompas de manera continua y muchas veces de distintos colores.

Por partes

Con mayor o menor tamaño, distinto material o grado de calidad, podemos distinguir de manera genérica los siguientes componentes:

  • Depósito: La parte más grande por tamaño. Se trata de un tanque destinado a verter el líquido con la solución correspondiente para producir las pompas.
  • Motor: Va incorporado, normalmente, encima del depósito y es la pieza que genera la puesta en marcha del ventilador eléctrico. Puede funcionar a pilas o batería o a red eléctrica.
  • Ventilador: Propulsado por el motor es el que expulsa las pompas con sus movimientos a través de un pequeño orificio. A mayor potencia del motor, y por tanto del ventilador, mayor número de pompas expulsadas por la boquilla.
  • Disco de varilla: Es la pieza con muchos aros incorporados a su superficie (también se llama pala de aros) que genera propiamente las burbujas. Cuantos más aros lleve la varilla, más burbujas generará.

Cómo funciona

Aprovechamos la anterior mención al disco de varilla porque es la parte nuclear de su funcionamiento. Es decir, de que salgan las pompas.

Así, estos aros que lleva en la varilla, al girar libremente por el efecto de molinillo provocado por el ventilador, pasan por delante de la boquilla que expulsa el fluido y, al salir a la superficie, el propio aire que generar el ventilador hincha la burbuja.

Qué tipos hay

Distinguimos primero dos tipos extremos en tecnología y precio:

  • Para niños: Con un tanque pequeño, muy ligeras y que pueden ser usadas sin riesgos por los niños (obviamente con previo cuidado de la solución que se vierte).
  • Profesionales: Suelen en muchos casos alquilarse (propias de discotecas o grandes fiestas). Generan gran cantidad de burbujas. Cuentan con temporizador y control remoto.

Por alimentación:

  • Batería: Más portátiles. Se pueden usar en cualquier sitio. Entre las desventajas se pueden quedar cortas de potencia en espacios grandes.
  • Electricidad: En general, como se deduce de lo anterior, más potente en general, aunque necesitarás una toma de corriente.

Qué tener en cuenta

– Fuente de energía: Con las características ya mencionadas, elegir entre batería o red depende del uso prioritario que se le vaya a dar a la máquina. Dentro de la batería las hay de distintas duraciones, un factor a valorar.

– Expulsión de burbujas: Un aspecto a valorar de manera prioritaria como es obvio. La mayoría de los modelos indica cuántas puede generar por minuto. Para hacerse una idea como referencia, las más básicas estarían en unas 500, los modelos domésticos más avanzados pueden triplicar esa cifra y los profesionales pueden alcanzar hasta las 2.500 pompas por minuto.

– Tamaño del tanque: Es de lógica que cuanto más grande sea más tiempo de funcionamiento tiene sin tener que rellenar líquido. Las pequeñas caseras solo funcionan entre 10 y 20 minutos en función del modelo. En el caso de los profesionales, con depósitos de hasta un litro, pueden llegar hasta las dos horas.

– Materiales: Las más básicas y domésticas traen en su mayoría una carcasa de plástico, aunque hay que tener en cuenta que dentro de esta opción hay calidades muy diferentes. Las más resistentes vienen con revestimiento de acero o aluminio.

– Distancia: El impulso depende de la potencia y, por tanto, también la distancia que pueden recorrer las burbujas. Tan amplia la horquilla como para calcular entre 30 y 90 cm en modelos convencionales y hasta dos metros en los profesionales.

– Efectos especiales: También tiene mucho que ver con el uso. La opción de efectos especiales repercutirá en el precio. Está más orientado a aquellos dispositivos que se utilizan en grandes eventos. Hablamos de colores, sonido e incluso niebla.

– Riesgo de derrame: Altamente evitable si se cumple con el tope de solución que se marcará en el tanque.

– Facilidad de limpieza: Las más básicas exigen poco mantenimiento. Sin embargo, las que están incorporadas a una carcasa de plástico y no se pueden desmontar resultarán mucho más complicadas de limpiar.

Ideal como juguete: Elover

Como se adelantaba en la introducción hemos optado en primer lugar por un modelo orientado a los niños, aunque con un diseño bastante sencillo que, según el fabricante, imita a un robot.

Pequeña, compacta, muy ligera y con batería de litio como fuente de alimentación que se puede cargar a través de la toma USB.

Por un precio muy económico, la densidad de burbujas es más que suficiente para llenar una habitación o que jueguen en el jardín.

Una de las características más destacadas es la ubicación en la parte superior del botón del encendido.

Puede parecer un asunto menor, pero no lo es ya que algunos modelos que lo llevan en la parte inferior corren riesgo de deteriorarse con el tiempo por la suma de los pequeños derrames del líquido.

El funcionamiento es muy simple. Basta con verter la solución al tanque (trae dos unidades de serie), presionar el botón y dejar que el ventilador y el disco de varillas hagan su parte. Tiene dos velocidades distintas.

Como es lógico, y como norma general para los modelos orientados a los más pequeños, el vertido de los líquidos debe hacerlo un adulto.

Portátil y eficaz: Fansteck 25W

Una máquina bastante básica y de precio económico. Por su sobria carcasa no está pensada para la sección infantil, aunque por mecanismo se acerque bastante.

Como principal diferencia, además de su aspecto externo, el material de la carcasa cambia ya que es de metal en vez de plástico.

Lo cierto es que por un pequeño desembolso se puede tener una máquina cumplidora en distintos ambientes.

Así, se puede usar en cumpleaños de los niños ya que, al fin y al cabo, el motivo de diversión es ver y jugar con las burbujas, pero también en otras celebraciones o fiestas como bodas o cumpleaños de adultos.

Es importante que se use la solución correcta, en este y en todos los modelos, obviamente, para evitar que algunas burbujas se queden atascados en los aros.

Se transporta muy bien gracias a su asa y a su ligero peso. Una ventaja añadida cuando se trata de un artículo relacionado con fiestas.

Con efecto niebla: BeamZ SB2000LED 

Una máquina orientada claramente ya a otros ambientes. Ideal para bares de copas o pequeñas discotecas.

El precio sube de manera notable para el ámbito doméstico, pero como parte de la inversión de un negocio puede resultar relativamente asequible.

Se trata ya de un dispositivo de tamaño y peso considerable. Algo más de medio metro en la parte más larga y casi 12 kilos.

Entre las ventajas derivadas de este salto de calidad, una muy elevada generación de burbujas y bastante más tiempo de uso continuado.

También incluye efectos especiales como la combinación de las burbujas con efecto niebla.

Ametralladora de pompas: Arontime

También para niños, aunque algo más crecidos (está recomendado para mayores de seis años) ya que se trata de un juguete que hay que llevar encima.

Una ametralladora de burbujas que resulta sensiblemente más cara sobre los modelos anteriores ya que se paga un diseño más sofisticado.

Como es lógico en una opción que hay que trasladar gasta cuatro pilas AA (no se incluyen). Entre los complementos que justifican el mayor desembolso está que lleva diversos sonidos incorporados que saltan cuando se expulsan las pompas.

Además de la máquina, se incluyen dos botellas de solución para cargar el tanque y un cordón para poder llevarla sobre el hombro.

Para los más pequeños: Epchoo

Empezamos con un modelo orientado a niños y niñas y acabamos con otro, aunque este todavía para más pequeños.

Un juguete que les entretendrá, por ejemplo, mientras se les baña. Si no les gusta mucho eso del agua y el jabón es una óptima idea para que se olviden.

Muy económico y simpático de diseño. Básico en prestaciones, pero suficientes para lo que está orientado. Por su bajo precio, viene hasta con botella de solución.