Los primeros pasos en la escritura se dan nada más y nada menos que con un lápiz. Incluso los primeros garabatos en el kinder también se hacen con lápices de colores.

El lápiz es ese gran aliado a la hora de las cuentas, porque nos permite volver sobre nuestro error sin dejar huellas. Lógicamente a la hora de dibujar, siempre partimos del lápiz.

Los hay de diferentes tipos, la principal diferencia está ente los lápices negros y los de colores. Pero cada una de estas familias, tienen su grupos y características entre sí.

Vamos a ofrecerles una breve guía sobre los lápices, para que en esta vuelta al cole escojamos los más indicados y los que mejor se adapten a cada actividad escolar.

Para dar vida a tus ilustraciones: BIC

Rebajas

A diferencia de los lápices negros que se sirven del grafito para su trazo, los lápices de color utilizan una mina de cera, de un material más graso o una mina más soluble en agua.

A cualquiera de estos tres tipos de mina, se le agregan pigmentos que darán como resultado, la inmensa paleta de lápices de colores.

Hay que tener en cuenta que los lápices de colores de cera son los más utilizados en el ámbito escolar y los más económicos. Dependiendo de la calidad de la cera utilizada, los colores serán más logrados e incluso se podrán mezclar entre sí.

Los lápices con base de aceite se consideran dentro del ámbito de los lápices destinados para artistas e ilustradores. Los colores se pueden mezclar muy bien entre sí e incluso, si se diluyen con esencia de trementina (aguarrás), se puede lograr un acabado similar a los óleos.

Un clásico: Crayola

Rebajas

Estos lápices de colores están hechos de madera reforestada, como solo esta marca lo hace. El fabricante señala que la madera no proviene de la selva tropical o de especies en peligro de extinción.

Por cierto, los lápices de colores ya vienen afilados y son fáciles de remoldear. El set contiene 50 colores vivos e intensos, fuertes y duraderos, con los que dar rienda suelta a tu creatividad.

Lápices de colores acuarelables: TOPERSUN

La particularidad es que, al ser sus minas solubles en agua, se consiguen acabados similares a las acuarelas.  Son lápices también pensados para artistas y su principal característica es que se difuminan muy bien en el papel, logrando efectos muy artísticos.

Este set incluye 72 colores, que proporcionan capas de colores suaves y naturales. Fácil de dibujar con acuarelas.

El complemento ideal: Sumind

Rebajas

El soporte de lápices es un buen producto para corregir la postura de agarre de escritura para niños entre 3 y 12 años de edad. 

Incluye 6 piezas de diferentes colores: azul claro, amarillo, azul, púrpura, anaranjado, color de rosa, rojo… ¡Que dan un toque diferente al lápiz!

Sin embargo, no solo se adapta a lápices, también a bolígrafos, ceras y demás herramientas de dibujo y escritura.

Sacapuntas: Oladwolf

El sacapuntas eléctrico tiene dos orificios: compatible con lápices de escritura y dibujo de madera, con orificios de doble forma especialmente diseñados para lápices de 6-8 mm y 9-12 mm de diámetro.

Este modelo es compatible con dos modos de batería y USB. El sacapuntas automático funciona con USB o con 4 pilas AA, por lo que no tienes que preocuparte por quedarte sin batería. 

Los primeros pasos en la escritura se dan nada más y nada menos que con un lápiz. Incluso los primeros garabatos en el kinder también se hacen con lápices de colores
Los primeros pasos en la escritura se dan nada más y nada menos que con un lápiz. Incluso los primeros garabatos en el kinder también se hacen con lápices de colores

Algunas curiosidades de los lápices de colores

En el año 1564 se descubrió el grafito en Inglaterra. El lápiz que utilizamos hoy en día fue inventado por Nicolas-Jacques Conté, un pintor, militar y aeronauta francés; cuyo apellido, da nombre a una conocida marca de lápices.

Otro apellido que da nombre a una marca de lápices es el de Johann Sebastian Staedtler, pero a éste se le debe la autoría del lápiz de cera de color, uno de los primeros lápices de color.

Como dato. La palabra lápiz, viene del latín lapis que significa “piedra grafito”, material del que esta compuesta la mina del lápiz. En griego, la palabra grafito se traduce como graphein, cuyo significado es “dibujar”.

El grafito es un mineral de carbono de color negruzco que se extrae de las rocas. El otro material que se combina con el grafito para obtener la mina del lápiz es la arcilla.

Otros lápices de colores

Existen muchos más lápices de colores con usos muy diversos. Por ejemplo, los lápices sanguina, tienen una mina de color rojizo-marrón y son muy utilizados para hacer bocetos.

Los lápices polychromos de la marca Faber Castell consiguen hasta una gama de 120 colores, mucho más vibrantes, intensos y resistentes a la luz. Además, los lápices color piel, logran un tono más realista en retratos o figuras del cuerpo humano. Los lápices blancos se utilizan para mezclar colores.

Este tipo de lápices blender son utilizados para difuminar y también encontramos lápices multicolores o metalizados que logran dibujos con acabados verdaderamente originales.

Otras características

Muchos de los lápices también se clasifican según la forma de su cuerpo. Los lápices hexagonales son los más comunes y permiten diversidad en el agarre. Los lápices redondos hacen que el agarre sea menos “apretado” pero más escurridizo, por lo que es muy común que le añadan algún grip. Los lápices triangulares son los más utilizados para la enseñanza artística en los niños, puesto que son mucho más ergonómicos.

También difieren en el material de su cuerpo. La gran mayoría se fabrica con madera de cedro, pero otros en cambio están hechos con wopex, una técnica que utiliza grafito, plástico y serrín. La resina es otro de los materiales utilizados, similares a los wopex, pero que careen de serrín.