Las láminas de suelo reúnen, entre otras, dos cualidades de gran importancia a la hora de decidirse por su instalación.

Por un lado, la facilidad de esta última, en comparación con engorrosas y sucias obras en la casa.

Por otro, la variedad de alternativas para potenciar la estética de la estancia o estancias en la que se ponga.

Una de las opciones más extendidas es la llamada tarima flotante, pero hay otras fabricadas en materiales sintéticos que cuentan con una amplia variedad de diseños e imitaciones.

Esta serán las que centren esta comparativa.

Como apunte histórico, si bien los materiales laminados se empezaron a usar en la construcción en la década de los años 20, no fue hasta finales de los 70 cuando surgió el laminado de alta presión.

¿Qué es?

Son piezas o lamas que se encajan unas con otras a través de un sistema de clic hasta que se cubre toda la superficie. Otro de los sistemas es el autoadhesivo.

Estas placas están formadas por varias capas. La principal suele ser un tablero de fibras de madera de alta densidad (HDF por su nombre en inglés: High Density Fibreboard).

Las láminas de suelo se instalan muy fácilmente
Las láminas de suelo se instalan muy fácilmente

Cómo se instalan las láminas de suelo

La facilidad de instalación es, sin duda, uno de sus puntos fuertes.

En general, van apoyadas y encastradas una sobre la otra de tal modo que, si se colocan de manera correcta, no precisarán ni clavos ni tornillos ni sellados adicionales.

Eso sí, repetimos, es muy importante proceder a la instalación sobre una superficie nivelada y limpia para que quede de manera adecuada.

Aportamos algunos requisitos:

  • Las piezas deben mantenerse perfectamente unidas.
  • Del factor anterior dependerá que se evite el paso del agua que tanto puede dañar la instalación.
  • El sistema de anclaje debe ser sencillo de montar y desmontar. En caso contrario, si son muy complejos se corre el riesgo de que se rompan las piezas o la instalación no quede en buenas condiciones.
  • Hay distintos sistemas de anclaje entre los que destacamos el patentado como Lock y el Uniclic.
  • También, como ya hemos señalado, está la alternativa del sistema de autoadhesivo en lamas de materiales como el vinilo o el PVC.

Realce estético: vidaXL

Como ya se apuntaba en la introducción, la alternativa de sistema autoadhesivo con lamas de menor grosor que las necesarias para el encastrado va ganando enteros en los hogares.

Su facilidad de colocación es, sin duda, uno de los aspectos fundamentales ya que, por supuesto, no precisa obra alguna y se puede instalar sobre la superficie que había.

Siempre teniendo en cuenta, como hemos reiterado, que esta superficie ha de ser totalmente lisa y estar impoluta para que las lamas queden bien.

En este caso, el resultado estético, otro de sus puntos fuertes, es, sin duda excelente.

La combinación entre la textura rústica y el color hacen que la estancia quede de lo más llamativo.

Como datos concretos de esta opción, señalar que consta de un total de 36 lamas con algo más de 90 cm de largo por unos 15 cm de ancho y que están fabricadas en PVC de buena calidad.

Con sistema Uniclic: Quick-Step

Una opción mucho más clásica en apariencia con tono de nogal de una de las marcas punteras en el sector del laminado, vinilo y parquet.

Una de las cualidades que más destacan es que su grosor ya es bastante mayor que en el modelo anterior (en concreto, 8 mm).

Por tanto, su forma de instalación ya entra en uno de los dos modelos de encastrado que hemos mencionado. En este caso, Uniclic.

Por precio resulta por encima de la media ya que incluye tan solo ocho lamas por caja si bien sus medidas también son superiores a lo que suele ser habitual.

De este modo, el largo se acerca a los 1,40 metros y el ancho supera los 15 con un grosor que ya hemos citado.

Dentro del cuidado que hay que tener, son bastantes resistentes al agua y, en general, se trata de unas piezas de alta calidad que dotarán al suelo de un aire muy elegante.

Original superficie: Megafloor

Lo primero a destacar de esta opción es la originalidad de su diseño una vez instaladas las lamas que, una vez puestas, dan visualmente una imagen de estrechas listas con variaciones sobre el mismo tono.

Como en el caso anterior, estamos ante unas piezas de un grosor considerable (7 mm) con un precio asequible.

Para hacer cálculos económicos, cada paquete cubre en torno a 2,5 m2 de la estancia.

El diseño al que aludíamos le hace bastante versátil de tal modo que puede lucir en un salón e incluso en la cocina.

Bastante resistente según la escala vigente (AC4) y con un uso orientado al doméstico normal (Clase 32).

Opción más sobria: Dioche

De vuelta a la opción autoadhesiva de menor grosor (2 mm), una alternativa más sobria y que, por ello, también se presta a distintas estancias de la casa incluido baño o cocina.

Fabricados, como es habitual en este sistema de instalación, en PVC, ofrecen buena resistencia y alta facilidad de limpieza además de que cuidan mucho los sistemas antideslizantes.

El producto ofrecido consta de un total de 36 lamas con medidas más o menos estándar. Algo más de 90 cm de largo y sobre 15 cm de ancho.

Por m2: Premium

Para cerrar, una opción estéticamente poderosa con unos tonos muy adecuados, por ejemplo, para una habitación infantil.

En este caso, el producto se ofrece por m2. Para una habitación convencional, el precio del recubrimiento resulta bastante asequible.

Hay que destacar que se trata además de lamas de grosor elevado (8 mm) y que, por tanto, la relación calidad-precio resulta muy buena.

¿Laminado o tarima flotante?

Como irá en gustos, en variedad de opciones y, muy importante, en presupuesto, nos limitamos a señalar la principal diferencia entre una y otra alternativa.

En ambos casos son materiales que se instalan para revestir el suelo con la diferencia de que en la tarima el material es madera y en el laminado se trata, como ya hemos apuntado, de materiales sintéticos de muy diversos diseños e imitaciones.

Es decir, el laminado puede imitar a la madera, pero no tendrá sus cualidades.

Una de ellas que la madera es mucho más duradera y que, si se cuida bien, gana incluso estética con el tiempo.

Ventajas e inconvenientes de las láminas de suelo

Ventajas

  • Más económico
  • Facilidad de colocación
  • Se limpia muy bien
  • Amplio catálogo de imitaciones (madera, piedra natural, baldosas…)
  • Su escaso grosor hace que se pueda poner en cualquier espacio sin tener que retocar puertas para que no rocen
  • Requiere escaso mantenimiento
  • La evolución de los materiales les ha convertido en una opción resistente

Inconvenientes

  • El sistema de las juntas entre placa y placa es menos consistente que en otras opciones como, por ejemplo, el parquet
  • Más que inconveniente es una recomendación imprescindible: el laminado debe  ser aplicado en un suelo totalmente nivelado y uniforme para quedar bien
  • El agua es el gran enemigo de esta alternativa. En caso de humedades o inundación por rotura de tuberías el deterioro es inevitable
  • Las reparaciones no son prácticamente posibles. Por ejemplo, no cabe lijar las lamas como puede hacerse con la madera natural
Las láminas de suelo son una opción muy económica
Las láminas de suelo son una opción muy económica

Láminas de suelo: Qué medidas

Además del mencionado material sintético, las placas de suelo laminado reúnen otras características.

En cuanto a las medidas, siempre como referencia ya que no son estándar para todos los modelos, suelen tener poco espesor (en torno a los 8 mm) y cada placa mide de largo en torno a un metro.

Hay que destacar que hay otras muchas opciones con menor grosor (puede estar en torno a los 2 mm) ya que su modo de instalación suele ser a través de lamas autoadhesivas.

En el caso de los anchos oscilan más ya que la horquilla se puede mover entre los 10 y los 25 cm. Como decimos se trata de referencias numéricas medias.

Láminas de suelo: Clasificación según uso

Los suelos laminados se clasifican por su clase de uso en función de varios criterios, entre ellos la conocida escala AC que calibra el desgaste del material.

Esta escala AC también se aplica a otros tipos de suelo. A mayor número, más resistencia (AC3, AC4, AC5….).

Además, hay otros parámetros que afectan a los suelos laminados:

  • Clase 31: Uso doméstico moderado
  • C32: Doméstico normal y comercial moderado
  • Clase 33: Doméstico intensivo y comercial normal
  • Clase 34: Doméstico muy intensivo e industrial normal