El alargador de cable es un utensilio doméstico tan extendido que raro es el hogar que no tiene uno en un armario o en la caja de herramientas. Uno de los más desarrollados es el dispositivo conocido como enrollacables que es motivo de este análisis comparativo.

Qué es y para qué sirve

De manera breve y gráfica se puede definir como un alargador de cable que se enrolla alrededor de un tambor.

Este sistema facilita mucho tanto su prolongación como su recogida.

Como es obvio, pese a la diferencia de configuración con el alargador convencional, su función es idéntica.

Es decir, llegar a los enchufes para garantizar el suministro eléctrico del aparato correspondiente.

Los enrollacables son muy útiles en el hogar
Los enrollacables son muy útiles en el hogar

Qué tipos de enrollacables hay

Destacamos los siguientes:

  • Doméstico: Pueden tener diseños muy distintos. Por ejemplo, estar totalmente cerrados con una carcasa o ser extrafinos.
  • Abierto: En este apartado se puede incluir algunos enrollacables ya más orientados al uso profesional con la bobina reforzada o de acero galvanizado.
  • Con tapa: Los hay con una tapa protectora en cada una de las tomas para los enchufes. Tienen una eficaz función protectora, más necesaria en las obras ya de calado ya que previene las salpicaduras de polvo o de agua.

Óptima opción doméstica: Emos

Un modelo muy adaptado al ámbito doméstico por su longitud de cable (se distribuye en 10 y 15 metros) que cuenta además con un total de cuatro tomas para enchufes que resultan más que suficientes.

Se trata de un tambor de pequeño tamaño, muy manejable, fabricada en plástico su carcasa y con un precio bastante económico para el buen servicio que nos puede hacer en casa.

Es cierto que ocupa más que un alargador normal de igual longitud, pero también lo es que el enrollador implica muchas más ventajas que compensan tener que buscarle un sitio más grande en la casa.

Principalmente, la sencilla extensión y replegado del cable. Es ligero y muy útil a la vez que consistente.

En suma y como decíamos una excelente opción para el bricolaje doméstico y para acceder al suministro eléctrico con total facilidad.

Automático y de pared: Hengmei

Un giro de 180º para pasar de un modelo doméstico muy económico a otro también adaptable al hogar, pero con un precio muy por encima.

Es cierto que se trata de un enrollacable totalmente distinto con unas sobresalientes prestaciones que hay que pagar.

Para empezar, es un dispositivo de enrollado automático, muy compacto y manejable y que está ideado para fijarse en la pared y tirar fácilmente del cable que incorpora con la toma de corriente (20 metros).

Como tareas para las que resulta ideal está, por ejemplo, la conexión de electrodomésticos que requieren desplazamientos como las aspiradoras.

Una excelente elección para el hogar por su elevada comodidad, escaso espacio ocupado, ya que solo será el de la pared donde vaya fijado, aunque, como hemos dicho, con el problema de su precio.

Muy llamativo: Masterplug

Aunque la estética y el diseño no sean factores prioritarios, de este enrollacable hay que empezar por decir que discreto no es con su predominante color pistacho tirando a amarillo.

Por lo demás, una muy buena opción para la casa con una longitud más que apreciable (25 metros con opción de modelo hasta el doble) y cuatro tomas de enchufe (el número más habitual que incorporan como ya hemos apuntado).

La maneta del enrollado tiene un buen diseño ergonómico para facilitar la acción.

No resulta demasiado aparatoso, aunque la mayor cantidad de cable por su longitud redunda en un peso que se acerca a los 3,5 kilos.

No es de los más baratos, pero para el cable y las posibilidades que ofrece se puede considerar asequible.

Solo soporte: Electraline 94015

En este caso nos ocupamos de una de las alternativas ya reseñadas como es la de adquirir solo el dispositivo sin cable para ajustar la longitud a tu voluntad.

Como es lógico, la ausencia del componente principal reduce de manera sensible el precio, aunque luego haya que sumar el del cable y además colocarlo.

Se trata de echar cuentas y tener la habilidad y seguridad de que la maniobra de colocación no implicará ningún problema.

Los materiales son bastante consistentes como evidencia que su peso se acerque a los cuatro kilos sin sumar el del cable.

Ideal para exterior: Garza

Rebajas

Una alternativa doméstica que goza de bastante aceptación ya que ofrece consistencia y una longitud de cable de 25 metros que cubre sin problema cualquier necesidad de suministro en casa o en el exterior.

Su precio no es de los más baratos, pero sí asequible. Se trata de un modelo bastante sencillo con cuatro tomas y una maneta similar a la de una bicicleta que se agarra de manera firme.

Muy recomendable para exterior gracias al alto índice de protección contra el agua que tiene.

Alcance y tomas para los enrollacables

Cómo se intuye, la horquilla de metros de cable es muy amplia en función del tamaño y las características.

Para hacerse una idea numérica, pueden oscilar entre los cinco y los 50 metros.

También existe la opción de adquirir en dispositivo sin cable y añadir luego la medida que se elija.

En cuanto a las tomas de enchufe que incorporan están, habitualmente, entre dos y cuatro, con mayoría de modelos que llevan este último número de enchufes.

Un enrollacables puede oscilar entre los cinco y los 50 metros.
Un enrollacables puede oscilar entre los cinco y los 50 metros.

Enrollacables: ¿Manual o automático?

Esta disyuntiva se soluciona principalmente con el uso que se le va a dar y con el margen económico del que se disponga.

Es decir, si se utiliza de manera frecuente, la comodidad de replegar el cable sin esfuerzo alguno acabará por rentabilizar la inversión.

Si, por el contrario, se va a precisar de manera esporádica tampoco supone un gran esfuerzo hacerlo a través de una palanca o del mecanismo correspondiente.

Qué potencia

Valga este apartado para aportar algunas consideraciones de importancia vinculadas a la potencia eléctrica, siempre tan importante y delicada.

Así, hay que tener en cuenta que en un enrollador el cable se calienta más si esta alrededor del tambor que si está en línea desplegado.

En consecuencia, la potencia de un cable totalmente enrollado es menor con el objeto de evitar peligros de sobrecalentamientos.

Es importante consultar los datos técnicos en la ficha que traiga el dispositivo para cerciorarse de que va a admitir la potencia generada por los aparatos que se quieran enchufar.