Estilo y protección son las principales virtudes que aportan los llamados caminos de mesa.  Ya sea como complemento de un mantel o como pieza única y central sobre la superficie añadirá un aire más personal y decorativo.

¿Qué es?

Una superficie, normalmente de tela, al estilo de un mantel con la diferencia de que su tamaño es menor en cuanto a anchura de la pieza y antepone su función decorativa a la práctica que tiene el mantel para colocar encima la vajilla propia de una comida o cena.

¿Qué medida?

Como es lógico depende de manera directa de la mesa sobre la que se vaya a colocar y la manera en la que se quiere situar en su superficie.

Como referencias concretas, siempre aproximadas, hablamos de largos que pueden oscilar entre algo menos de un metro y tres, y de anchos que pueden estar entre los 30 cm y el medio metro.

¿Cuánto deben caer las puntas?

Primero hay que señalar que lo aconsejable es que las puntas del camino caigan en la misma medida por un lado que por otro. Como referencia en centímetros, entre los 15 y los 30 son dígitos razonables.

Duradero y polivalente: Pauwer

De entre el amplio catálogo que ofrece este tipo de artículos hemos valorado aspectos tan importantes como su durabilidad, polivalencia y precio para aupar al primer lugar a este camino de mesa.

Fabricado de manera muy principal con PVC y complementado con poliéster se trata de una pieza bastante resistente, antideslizante y fácil de limpiar con un paño húmedo.

En cuanto a su versatilidad, si bien se trata de un camino más práctico que decorativo, tampoco desmerece en este último aspecto debido a su sobrio diseño y a un color que además combina bien con la mayoría de los tableros.

Como objeción puntual, su anchura se mueve en las medidas de referencia mínimas con 30 cm.

En síntesis, aúna su carácter funcional al componente decorativo, no su principal baza, pero cumplidor, y, además, a un precio bastante económico.

Baza estética: Abakuhaus

Una opción que apuesta de manera clara por la diversidad y la estética. Se distribuye en decenas de estampaciones, todas ellas muy llamativas.

Por tanto, el toque de color y estilo a la mesa y al salón en general está asegurado. Es menos adecuado para poner encima piezas de vajilla ya que, como hemos dicho, tiene una función eminentemente decorativa.

En este caso el material es cien por cien poliéster con un diseño de forma muy simple ya que se limita a un rectángulo de medidas holgadas con 1,80 metros de largo y 40 cm de ancho.

Este tejido conlleva otra ventaja adicional como es la facilidad de lavado a máquina e incluso se puede meter sin problema en una secadora.

Apuesta por el clasicismo: Dalina Textil

Un camino de mesa de poliéster como el anterior, pero esa es su única coincidencia ya que en este se apuesta de manera clara por el clasicismo con ese estilo vintage remarcado con los bordados.

En este caso, aunque se distribuye en distintas medidas, se trata de una pieza de ancho estándar, pero bastante más corta ya que no alcanza el metro.

No se trata esta medida de un problema ya que, por su estética clásica, puede quedar muy bien fijo en mesas más pequeñas.

El refuerzo de tela en todo el perímetro le dota además de una estética más bonita por un precio bastante asequible.

La baza de la elegancia: Arvov

Una alternativa imitación a lino que pretende así, junto a su diseño de puntas en forma de pico y borlas, dar un aire elegante a un precio muy económico.

A este objetivo se suma un llamativo ribeteado y un color que le da sobriedad y que resulta muy combinable con cualquier mesa.

Anchura media-baja (poco más de 30 cm) con una longitud considerable que se va al metro ochenta centímetros.

La combinación de este camino de mesa con algún juego de café o bandeja y una maceta da como resultado una composición visualmente muy agradable.

En versión arpillera: Grubly 

Un material distinto que da un toque más rural como es la arpillera, una opción que destaca además por sus cualidades ecológicas.

Tiene una función práctica ya que el diseño se limita al corte rectangular. Como pequeña objeción, puede soltar algo de pelusa del propio material.

Otro de los factores a tener en cuenta es que se trata de un artículo más delicado que otros sintéticos y que, por tanto, hay que tener cuidado con que no se moje en exceso.

Ya sea como complemento o como pieza, los caminos de mesa añadirán un aire más personal y decorativo
Ya sea como complemento o como pieza, los caminos de mesa añadirán un aire más personal y decorativo

De qué material

Varía en función del uso que se le quiera dar. Señalamos algunas opciones:

Algodón

Ya sea solo o mezclado con el poliéster son los materiales más de batalla por definirlo de una manera elocuente.

Lino

Un tejido ya mucho más sofisticado, de gran calidad y, como es previsible, de precio más elevado. También hay que advertir que, como es sabido, se arruga de manera muy sencilla.

Seda o raso

Ya estamos en el nivel más alto de posibilidades con estos tejidos de lujo destinados a mesas muy concretas y bolsillos privilegiados.

Varios

Enumeramos opciones como el PVC, el vinilo, el cuero o la arpillera, por poner algunos ejemplos distintos.

¿Tela natural o sintética?

Dependerá en buena parte del diseño y del sitio donde esté ubicada la mesa. Así, hay opciones bordadas o de tejidos de hilos hechos de fibra natural como el algodón o la lana que están orientados a la decoración.

Si lo que se busca es algo para uso más cotidiano y que sea resistente hay alternativas muy eficaces como son telas sintéticas, el poliéster por ejemplo, que son bastante duraderas, aguantan bien el agua y se limpian con facilidad.

Qué tipos hay

Este apartado también está ligado de manera muy directa, en algunos casos, al tipo de materiales utilizados para la confección. Destacamos los más diferenciados sobre los modelos estándar:

De punto de cruz

Una alternativa casera y artesanal. Hay kits ya preparados para tejerlos con esta técnica y hacerlo totalmente personalizado y a tu gusto.

De crochet

Similar y clásica opción de ganchillo o con encajes bordados a mano. Muy recomendables para que estén fijos en un espacio para dejar encima juegos de café, por ejemplo.

Navideños

Poca explicación adicional. Son los modelos con motivos alusivos a estas fechas que se adquieren para reforzar la decoración de las mesas en unas fechas tan señaladas.

Desechables

Son aquellos, mayoritariamente de papel, que se usan de manera puntual para cumpleaños o derivados festivos.

Cómo colocarlo

Aunque la elección más habitual sea de largo a largo de la mesa hay variaciones estéticas a reseñar ya que la versatilidad de ubicación es grande. Por ejemplo, ponerlo a lo ancho en el caso de que se trate de dos comensales.

También hay quien opta por poner solo el camino sin mantel debajo o que pone el mantel de un color que contraste de manera muy notable con el del camino de mesa.

Incluso se ponen en capas con diferentes tamaños de caminos para potenciar el efecto visual que hace en la mesa.

Qué tener en cuenta

Diseño

Ya que se trata de un complemento orientado a la decoración, el factor de diseño en su conjunto adquiere gran importancia.

La variedad de alternativas es muy amplia y, por tanto, este requisito solo depende de los gustos personales.

Desde los modelos clásicos, colores lisos o estampados de todo tipo a los más específicos de festividades que ya hemos mencionado (Navidad, bautizos, comuniones…)

Material

Hemos dedicado un apartado específico para detallar las características de los más habituales.

El poliéster y el algodón son dos de los más recurrentes cuando se trata de caminos de mesa de uso más frecuente.

Tamaño

También hemos ya señalado las referencias más comunes. Como es lógico dependerá de manera directa del tamaño de la mesa.

El largo es más complicado de acotar en medida mientras que la anchura lo es menos con ese medio metro de máximo con unos 30 cm de mínimo.

Ubicación

Si el principal objetivo del camino de mesa es que resulte muy decorativo y esté siempre a la vista, el emplazamiento de la mesa adquiere mayor relevancia.

En este caso, además de, por supuesto, la estética cuenta como aspecto a tener muy en cuenta la durabilidad del artículo.