Las bolsas estancas o secas suponen un buen complemento para estar más tranquilo y disfrutar sin preocuparse en las estancias en la playa o las actividades deportivas acuáticas.

Esta bolsa cuenta con diseños muy distintos que proporciona un espacio estanco y seguro frente a elementos como puede ser el agua.

Son pues contenedores muy adecuados para transportar y resguardar objetos para actividades recreativas o deportivas.

Hablamos de ropa, accesorios como móviles, zapatillas, o cualquier elemento delicado y necesario.

También para la conservación de alimentos, artículos electrónicos como las cámaras o, según tamaño, las tablets.

Todo ello quedará protegido de la intemperie con este artículo.

Fiable y con complementos: KYG

Abrimos con un modelo que reúne un buen número de cualidades positivas por un precio bastante económico.

Para empezar, se trata de una bolsa de buena capacidad (hay dos opciones de 10 y 20 L) para uso convencional.

Es decir, para actividades alejadas de condiciones extremas.

Trae de serie, además, complementos tan útiles como una riñonera y una funda específica para móviles de última generación.

Tiene muy buen comportamiento en actividades como la natación ya que si se va solo a nadar al mar y no se quieren dejar las pertenencias sin vigilar se puede enganchar con las correas e ir flotando detrás.

El cierre enrollable, que puede despertar ciertos recelos en general, supone, sin embargo, un óptimo sistema como se puede chequear cerrando la bolsa y apretando para comprobar que el aire no sale del interior.

Como referencia de tamaño, entran sin problemas los objetos más básicos como funda de gafas, libro, algo de ropa y chanclas, por poner un ejemplo común.

Luego, con las correas, se puede llevar como mochila.

Solo riñonera: Zacro

La clásica riñonera en versión estanca con ventajas e inconvenientes.

Entre las primeras su precio y su total portabilidad y, entre las segundas, la limitación de espacio que reduce mucho su utilidad.

En todo caso, para actividades puntuales puede resultar de lo más práctico.

Fabricada en PVC de alta densidad es muy recomendable probar, antes de usarla, si el nivel de impermeabilidad es satisfactorio.

Salvo fallo puntual, lo cierto es que esta riñonera es muy adecuada para ir a la playa con las cosas justas, es decir, olvidarse del móvil para evitar riesgos que siempre hay, y dedicarse sin preocupaciones a meterse en el agua sin sumergirse en exceso (el límite estaría en cinco metros, según el fabricante).

Buenos cierres y un óptimo rendimiento mientras se nada.

Por tamaño entra sin problemas el kit más básico como puede ser cartera, monedero, llaves y, si no se puede prescindir de él, también el móvil.

Orientada al entorno acuático: Overboard

Una bolsa tipo mochila de precio sensiblemente por encima, pero también lo está en tamaño, portabilidad y prestaciones.

Es decir, por lo que ofrece el desembolso resulta bastante asequible.

Más si, con frecuencia, se practican deportes vinculados al medio acuático en el que su comportamiento es notable.

Ello gracias a su buena impermeabilización y también a su diseño sin costuras y a un avanzado sistema de sellado.

Es capaz, por ejemplo, de aguantar sin problema inmersiones rápidas, aunque está especialmente aconsejada, por ejemplo, para travesías en piraguas o kayak y, por supuesto, para actividades más recreativas que deportivas.

Fabricada en PVC en el frontal con mezcla de nylon en los laterales, no se deformará por la rigidez que le da un material y un revestimiento que hace que pueda incluso flotar.

Con cinco capacidades: Voarge

Una alternativa totalmente diferente a las anteriores es este pack de cinco bolsas estancas o secas de diferentes tamaños dentro de una capacidad limitada.

Así, va desde el 1,5 hasta los 6L. Son muy útiles, por ejemplo, para meter la ropa sucia que se vaya acumulando en los días fuera de casa.

Confeccionadas con un revestimiento de poliuretano y un color verde militar, este juego de bolsas apuesta por la total simplicidad de diseño sin por ello renunciar a incorporar un cierre correcto que aumentan su estanqueidad.

En síntesis, ocupan poco dentro del equipaje, son eficaces para determinadas actividades al aire libre y tienen un precio más que económico.

La estética se paga: Ruixfap

Cerramos con un modelo que destaca nada más verlo por su bonita estética.

Una llamativa mochila estanca que tiene su principal hándicap en la etiqueta del precio.

Por lo demás, ideal para llevarla a bordo de una embarcación bien cerrada si se quiere sacar toda su potencialidad.

Confeccionada con tela impermeable de PVC, es muy importante apretar bien las correas para garantizar su impermeabilidad.

Un magnífico regalo para los amantes de los deportes de agua.

Bolsas estancas para la playa
Bolsas estancas para la playa

Resistencia al agua

Hay tan distintos niveles de impermeabilidad como para que algunas bolsas apenas aguanten un prolongado sirimiri y otras sean totalmente sumergibles.

Por tanto, podemos distinguir diversas intensidades:

  • Resistente: Protegen de lluvias mansas, pero como se deje mucho rato expuestas al agua acabará goteando.

La tela suele ser de nylon tratada con un componente conocido como DWR (Durable Water Repellency) que aproxima moléculas para que el agua resbale y no penetre hasta donde da de sí.

  • A prueba de agua: En este caso mantiene a raya a los líquidos en el exterior de la bolsa. Muy buena para escaladas o salidas a zonas lluviosas.

Los artículos con este nivel de resistencia incorporan una membrana en la tela para aguantar la presión de agua y lleva las costuras selladas con cinta o laminadas.

También tienen protección especial las cremalleras si las lleva.

  • 100% a prueba de agua: Las bolsas líderes en impermeabilidad. Muy útiles en entornos acuáticos ya sea en ríos, lagos o practicando deportes de agua.

Incluso son sumergibles y pueden repeler la arena y el polvo.

Usos más frecuentes de las bolsas estancas

Señalamos algunos sin olvidar que, en función de la actividad que se realice, pueden tener distintas características:

  • Estancias en la playa
  • Senderismo
  • Natación
  • Kayak
  • Camping
  • Pesca
  • Rafting
  • Cicloturismo
  • Vela
  • Montañismo
  • Surf
  • Buceo
Bolsas estancas para excursiones
Bolsas estancas para excursiones

Otras utilidades

Se trata de un producto muy versátil ya que, además de los usos ya señalados, se le pueden encontrar otros alternativos en función del tamaño que tenga:

  • Almacenar ropa sucia para que no extienda malos olores a prendas que estén limpias.
  • Puede hacer de improvisada almohada en salidas a la naturaleza o situaciones de apuro.
  • Para meter todos esos cables que molestan que quedarán protegidos de la humedad.
  • Algunos modelos de gran impermeabilidad pueden servir para transportar agua en una acampada, por ejemplo.

Qué tipos de bolsas estancas hay

Destacamos los siguientes:

  • Para móviles y productos electrónicos: Muy resistentes al agua. Muy recomendables en general y, especialmente, a los viajeros aficionados a la fotografía.
  • Riñonera: En la línea de la riñonera clásica o pequeña mochila. Suelen incorporar huecos específicos para cámaras o smartphones.
  • Mochila: Por su tamaño se pueden meter objetos mucho más grandes, aunque si se va a dar una larga caminata la ligereza es un punto a favor.
  • De almacenamiento: Ya mucho más grandes y orientadas a otras cosas muy distintas como para meter ropa de cama o de abrigo como mantas.

Por actividad

Como ya hemos señalado, definir el uso que se le va a dar a la bolsa es condición primera para acertar.

Damos algunos consejos en función de algunas de las actividades que se practiquen:

  • Acampada: Bolsa a prueba de agua y de una capacidad orientativa de 35 litros para tener sitio para los objetos más necesarios. Como plus de mejora, costuras selladas y bolsillos con cremallera con algún trozo reflector para localizarla en la noche.
  • Senderismo: También podemos incluir la escalada. Se necesitará una bolsa muy resistente con sellado hermético que sea también eficaz contra la tierra o el polvo. Como complemento, bolsillos de fácil acceso.
  • Ciclismo: Que sean eficaces contra salpicaduras y con buena impermeabilidad por la lluvia. Como consejo muy a tener en cuenta que lleve algún tipo de señalizador o iluminación por si surge algún percance con poca luz.
  • Pesca: Bolsa muy impermeable ya que se estará en contacto constante y directo con el agua. De un tamaño que permita meter bastantes objetos ya que suelen ser jornadas largas y, a la vez, no ocupe demasiado espacio en el coche.
  • Deportes acuáticos: Siempre recomendables las que sean 100% resistentes al agua con cremalleras sólidas y cierres de seguridad.